Siempre he encontrado muy reveladora la ilustración de Dave Gray sobre qué es un especialista y qué es un generalista:

La idea que expresa Dave Gray es la siguiente:
Generalists are best at defining the problem or goal.
Specialists are best used when solving the problem or executing the plan.

No estoy totalmente seguro de estar de acuerdo o en desacuerdo con esta idea, pero de lo que sí que estoy seguro es de que los generalistas también son vitales en otra tarea: innovar dentro de las organizaciones. Cada día más, el tipo de trabajo que hay que hacer en las organizaciones tiene como base la interdisciplinariedad.

Esta idea es crítica para que la hibridación en las organizaciones sea posible: la existencia de personas que se interesen por diversos campos simultáneamente. Personas que tengan un pie en cada disciplina, que conozcan ambas, que sean respetadas por los dos lados. Son personas pegamento (en terminología de Alfons Cornella), cuya habilidad consiste en saber tender puentes entre disciplinas distanciadas. Personas con la capacidad de hacer que distintos conocimientos se encuentren y se mezclen. El futuro depende mucho de ese tipo de personas. Y hay tan pocos…

Un generalista es alguien que en su día a día utiliza principalmente habilidades (skills and capabilities), y que en la gran mayor parte de su tiempo trabaja con especialistas (gente que sabe muchísimo de un tema). Un especialista es alguien que en su día a día, utiliza principalmente conocimiento (data and information).

Hoy podemos segmentar a los trabajadores del conocimiento en función de su background (el conjunto de estudios, expertise y experiencias) en cuatro categorías:
+ Science
+ Engineering
+ Computers
+ Business

Estos campos de conocimiento son muy diversos y técnicos, y las barreras de entrada para comprenderlos son definitivamente altas.

Lo más habitual es que o bien seas un generalista (alguien que tiene un cierto expertise en una de esas cuatro áreas, pero que trabaja con especialistas, gente que sabe muchísimo más de ese tema en concreto de lo que esa persona pueda saber nunca jamás) o bien un especialista (una de las personas que más sabe sobre un tema concreto, habitualmente, muy muy específicico).

Lo que voy a decir es una obviedad: ambos perfiles (generalistas y especialistas) son necesarios para el progreso. Una sociedad del conocimiento no se puede permitir tener sólo uno de esos perfiles. Pero uno de los dos perfiles va a ganar mucho peso en los próximos años: el generalista.

El generalista se enfrenta a dos retos con la multidisciplinariedad por medio:
1) Partiendo desde su propio background, entender lo que los perfiles con backgrounds diferentes al suyo necesitan o en lo que quieren trabajar.
2) Una vez comprendido en términos “generalistas” la idea de los “especialistas”, transmitir esas ideas a otros especialistas de backgrounds diferentes.

Si sois generalistas, seguramente os habéis encontrado diariamente con este tipo de situaciones. En mi caso, tengo un background en business, pero mi trabajo consiste en trabajar con médicos (cuyo background es science). Una vez entiendo lo que quieren hacer (a veces, puedo tardar varios días en entender de forma sencilla, las complejidades que me explican), me toca hablar con los tecnólogos (computers background). Me toca entonces ver si lo que quieren hacer los médicos se puede hacer tecnológicamente. Esto me exige estar suficientemente al día en un gran número de tecnologías. Una vez que la idea está conceptualizada, toca buscar financiación. Para ello, previamente hay que hacer los números (y para hacer bien los números, hay que entender muy bien la parte científica y la parte tecnológica).

Cada vez que me comunico con uno de estos grupos, tengo que cambiar mi lenguaje. Por eso, es muy útil antes de una presentación preguntar a la audiencia qué tipo de perfil son. Dominar varios “lenguajes” es algo complicado.

El problema viene porque la gran mayoría de los sistemas educativos están orientados a “producir” especialistas. Los especialistas serán responsables de alguno de los major breakthroughs, de algunas de las disrupciones más importantes, pero los generalistas serán responsables de la mayor proporción de las innovaciones que se produzcan en los próximos años. Por una simple razón: el futuro es interdisciplinar y cada vez lo será más.

Sólo hay dos tipos de futuros como trabajador del conocimiento: o bien eres un “buen” generalista o bien eres un especialista “espectacular”. La competencia entre los especialistas será terrible: son pocos los que pueden expandir la frontera del conocimiento. En cambio, habrá más oportunidades para los generalistas.

Algunos consejos para los generalistas:
+ Lee mucho. Uno de tus principales obligaciones es estar al día (stay up to date).
+ Habla con mucha gente, con diversos interereses y backgrounds.
+ You will be in school or re-training most of your life. Take it easy…

Y por último, me gustaría dejar recogido el consejo de Raymond McCauley en el GSP10 de la Singularity University: Being a generalist is hard, but it is worth it. People who can straddle several fields are in a unique position to contribute and to solve problems.