Las estadísticas son complicadas (…) muchas veces contrarias a la intuición (…) Vivimos en un mundo en el que las políticas más controvertidas y sus argumentaciones están relacionadas con la interpretación de ciertos datos. Si no sabes estadística, no sabrás lo que está sucediendo realmente, y no podrás distinguir cuándo te están engañando.“.
Clive Thompson, en la revista Wired: Why We Should Learn the Language of Data
Vía: Microsiervos

En la página 80 de “Las reglas de juego” se explica el principio del anumerismo, formulado por el matemático estadounidense, John Allen Paulos, y que está en relación con las reflexiones de Clive Thompson:
Los ciudadanos de la era del conocimiento están más cómodos interpretando información presentada mediante palabras que mediante números”.

El anumerismo es la incapacidad de manejar cómodamente los conceptos fundamentales de número y azar. Esta ley aparece en El hombre anumérico (Innumeracy, 1988) de John Allen Paulos.

Usted puede elegir entre tener unas ciertas nociones claras de matemática o no tenerlas, pero debe saber que si no las tiene, es usted una persona mucho más manipulable que en el caso contrario“.

También Hal Varian (economista jefe de Google) lo comentó en su momento en una entrevista para la revista The McKinsey Quarterly, sobre “workers and managers”:
I keep saying the sexy job in the next ten years will be statisticians. People think I’m joking, but who would’ve guessed that computer engineers would’ve been the sexy job of the 1990s? The ability to take data—to be able to understand it, to process it, to extract value from it, to visualize it, to communicate it—that’s going to be a hugely important skill in the next decades, not only at the professional level but even at the educational level for elementary school kids, for high school kids, for college kids. Because now we really do have essentially free and ubiquitous data. So the complimentary scarce factor is the ability to understand that data and extract value from it“.

El mundo del futuro es un mundo de pantallas y de números. Más vale que se maneje bien con ambas…